Preguntas frecuentes

P: Conozco a alguien que es bilingüe, que me puede ayudar a traducir mi página web. ¿Por qué pagar una traducción profesional?

-R: Saber más de un idioma no garantiza saber redactar en ninguno de ellos. De la misma manera que no encargarías la redacción de los textos de empresa a tu vecino, tampoco lo puedes hacer a cualquier persona que sepa el idioma de destino de tus textos . Igualmente un traductor del ramo legal no tiene por que poder transformar textos de historia de arte.

 

P: He contactado con 3 traductores o 3 agencias, y cada uno me ha ofrecido un precio diferente. ¿Por qué?

-R: Como en cualquier otro sector, hay una variedad muy extensa de precios y calidades. Si buscas una traducción de bajo coste, el resultado reflejará lo mismo. Lógicamente el resultado no será el mismo si uno de ellos tarda la mitad que el otro, ni si uno tiene más experiencia, o un nivel de especialización más alto, y el precio puede reflejar estos, y muchos otros factores. Un texto mal escrito en cualquier idioma, puede dañar la imagen de cualquier empresa.

 

P: Mi texto es altamente confidencial. No quiero que el contenido vaya a parar a las manos de nadie.

R: Un traductor profesional siempre trata los textos con una confidencialidad absoluta. Es importante tratar únicamente con profesionales del sector de la traducción, y en este caso puedes estar absolutamente seguro.

 

P: ¿Por qué un traductor autónomo y no una agencia de traducción?

-R: Traductores autónomos y agencias de traducción no solo conviven, sino que colaboran unos con otros, porque cada uno tiene sus propias ventajas y desventajas, y uno dificilmente podría existir sin el otro. 

Tres ventajas de las agencias de traducción: 

- Poder absorber textos de un volumen significativo y repetitivo como puede ser el caso de programas de informática, en menor tiempo. La agencia dispone de más traductores y pueden repartir el trabajo en los casos en que la uniformidad de estilo no cobra importancia.

- Poder solucionar un texto con una urgencia muy elevada en menos tiempo.

- Poder trabajar con 30 idiomas por projecto a la vez. La agencia suele poder ofrecer muchas más combinaciones de idiomas que los individuos. Los traductores también tienen acceso a una gran red de traductores profesionales, pero las agencias generalmente pueden ofrecer un mejor servicio para estos casos. 

Tres desventajas de las agencias de traducción:

- No garantizan el mismo traductor cada vez. Si te ha gustado un estilo, o una forma de redactar, quizás la próxima vez la traducción la realice otro que no tiene la misma habilidad. Esto puede provocar diferentes estilos en la comunicación de vuestra empresa.

- Hay menos comunicación directa entre empresa y traductor. Si algo no te ha gustado, difícilmente podrás contactar directamente con la persona encargada de tu texto.

-La agencia no siempre puede garantizar la calidad de los traductores. Una muy buena agencia puede tener una mala experiencia con un traductor, aunque por supuesto que siempre resolveran cualquier problema que surge en estas circunstancias. 

 

Las ventajas de los traductores autónomos:

- Una vez encuentras un traductor con un estilo perfecto para tu empresa, ¡no vas a querer soltarlo! Además podrás moldearlo según vuestras necesidades.

- Disponibilidad. Un traductor autónomo te cuidará de forma más personalizada, trabajará en estrecha colaboración con la empresa, y los muy buenos ofrecerán un servicio impecable a cualquier hora del día, o día del año.

- Los traductores que trabajan directamente con las empresas suelen tener más experiencia y ser más especializados porque se dirigen a sectores que conocen, en vez de recibir trabajos asignados de agencias. Sin embargo, traductores altamente experimentados también colaboran muy a menudo con agencias.

Las desventajas de los traductores autónomos:

- ¡Son difíciles de encontrar! Al menos los traductores excepcionales, y luego está la dificultad añadida de cómo saber que son excepcionales. Cuando se desconoce el sector, uno tiene la impresión que una agencia ofrece más seguridad en muchos aspectos.

- ¡Son perfeccionistas! La traducción no es una tarea fácil y las empresas a menudo subestiman el tiempo requerido para obtener un resultado ideal. Pero es seguro que cuidarán cada proyecto como si fuera suyo, y no lo devolverán hasta conseguir un resultado excelente. Harán preguntas, porque sin el contexto exacto, no podrán garantizar el término exacto.

- Otras empresas los encuentran, y el traductor prioriza sus proyectos. Habrá veces que tardan dos días en vez de uno, pero siempre puedes estar seguro que dará un trato exquisito a tu trabajo.